Banner Top
Log in

Participaciones federales sufrirán caída de 12.6%, antes de que acabe 2020

  • El ramo 28 será afectado a causa de una caída de 8% en el PIB, según estimación de Hacienda
  • Es probable que se haga uso del FEIEF, cuya bolsa es de 63 mil 633 mdp

 

Senda Política

Ante el escenario que prevé la SHCP de una caída del 8.0 por ciento del PIB al cierre de 2020, aregional estima que las transferencias entregadas a las entidades federativas por concepto del Ramo 28, Participaciones Federales, serán inferiores en 12.6 por ciento con respecto a proyecciones realizadas en el PEF 2020.

Esta disminución se debe principalmente, a la caída constante de la  Recaudación Federal Participable (RFP) como consecuencia de la crisis económica, la crisis sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19 y los precios del petróleo. 

Dado que lo recursos transferidos a través del Ramo 28 dependen del comportamiento de la Recaudación Federal Participable y de la actividad económica, no se visualiza ningún cambio en la tendencia mostrada; incluso, es posible que las reducciones estimadas se profundicen, ya que es importante considerar que algunos organismos nacionales e internacionales han realizado estimaciones con escenarios más adversos,  tal es el caso de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que estima que el PIB podría caer hasta 10.2 por ciento y; el Banco de México que estima una caída de entre 8.8 y 12.8 por ciento.

Aunado a lo anterior, existe la posibilidad de un nuevo cierre de la economía debido a los nuevos rebrotes de la pandemia, por lo que es recomendable que las entidades federativas utilicen los recursos de manera eficiente y focalizada y mejoren su eficiencia recaudatoria con la finalidad de que no disminuyan de manera importante sus ingresos y puedan cubrir sus obligaciones financieras y operativas.

En el estudio de aregional, se aclara que los recursos transferidos de la Federación a los gobiernos locales son de suma importancia, ya que en la mayoría de los casos, son la principal fuente de ingresos con que cuentan las entidades federativas y municipios para enfrentar sus requerimientos operativos y demandas sociales.

Como parte de dichas transferencias, se encuentran las Participaciones Federales (Ramo General 28) que son recursos de libre disposición y conforman alrededor del 40.0 por ciento de los ingresos totales de sus respectivas haciendas.

Las Participaciones Federales son calculadas principalmente con base en la Recaudación Federal Participable (RFP) que obtiene la Federación mensualmente, la cual está integrada por los impuestos federales —los más importantes son el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y el Impuesto al Valor Agregado (IVA), entre ambos aportan aproximadamente el 80.0 por ciento de los ingresos tributarios del gobierno federal—, más los derechos de minería, disminuidos con el total de las devoluciones por dichas contribuciones y excluyendo los conceptos de las Fracciones I a la X, incluidas en el Artículo 2o., de la Ley de Coordinación Fiscal (LCF). 

Al cierre de agosto, fueron transferidos 582 mil 532.4 millones de pesos (mdp) a las entidades federativas por concepto de Participaciones Federales, por lo que sólo resta transferir 248 mil 904.0 mdp entre septiembre y diciembre.

Según estimaciones de aregional, el monto de las Participaciones Federales a transferirse durante el periodo septiembre-diciembre oscilará entre 61 mil y 65 mil mdp por mes, siendo octubre el mes en que los gobiernos locales recibirán menos recursos por esta vía debido a la estacionalidad de la economía y, en consecuencia, de la RFP.

Dichas estimaciones permiten a los gobiernos locales contar con un marco de referencia que les permita planificar y hacer las previsiones de gasto para los siguientes meses.

La reducción de las Participaciones Federales representa un importante reto para los gobiernos locales en el cual estarán obligados a explotar adecuadamente su potencial recaudatorio sin modificar su estructura impositiva; así como a implementar mecanismos eficientes de planeación, vigilar estrictamente la eficiciencia y eficacia en el ejercicio del gasto y focalizar de forma adecuada el gasto social; ello, con la finalidad de minimizar los impactos económicos y financieros del actual escenario.

Ante tal escenario, es posible que se active nuevamente el Fondo de Estabilización de Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF) con la finalidad de aminorar dichas caídas y reducir el impacto sobre las haciendas locales.

Es importante recordar que en el último reporte trimestral de la SHCP correspondiente al mes de julio, el FEIEF contaba con una bolsa de 63 mil 633 mdp para hacer frente a estas contingencias y que en agosto pasado la SHCP modificó la normatividad de dicho Fondo con el fin de acelerar la entrega de los recursos a las entidades federativas, ya que anteriormente se hacían de manera trimestral.