Banner Top
Log in

Necesita México viraje presidencial en su política agroalimentaria

  • Ante inminente recesión, el agro productivo requiere más recursos: UFIC

 Senda Política

          (CODICS).- Isidro Pedraza Chávez, Presidente de la Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina, alertó que ante la crisis de seguridad y una realidad recesiva en materia económica es urgente que el Gobierno Federal replantee su política agroalimentaria rumbo al año 2020 y la Cámara de Diputados apoye al Presidente Andrés Manuel López Obrador en esta nueva ruta al incrementar 18 mil millones de pesos más al Programa Especial Concurrente que aparece en el Presupuesto de Egresos de la Federación con un recorte de más de 20 mil millones de pesos y ya no es momento abonar a los enfrentamientos sociales.

 

En este orden de ideas y en el marco de los plantones que diversas organizaciones campesinas realizan esta semana a las afueras de la Cámara de Diputados para presionar al alza el presupuesto federal 2020 destinado a programas productivos del medio rural, el líder de UFIC indicó que esta Jornada Rotatoria de Protesta Campesina ante el Poder Legislativo no busca techos presupuestales para liderazgos o agrupaciones pero sí impulsa un llamado unánime por recursos que garanticen la producción de alimentos y el cierre de la dependencia alimentaria.

 

Isidro Pedraza Chávez, indicó que como UFIC el respaldo a la Jornada es total hasta lograr el objetivo central “más presupuesto a la producción alimentaria y menos recursos a los subsidios que empobrecen a quien realmente trabaja la tierra”.

 

En defensa de las necesidades del pequeño y mediano productor, indicó que las 15 organizaciones campesinas que forman parte de dicha Jornada así como las Asociaciones de Presidentes Municipales del PRI, PAN y PRD existentes en territorio nacional además de las universidades públicas saben que al plantarse frente a la Cámara de Diputados es para hacer valer su derecho a la libre expresión pero sobre todo a que el erario de la nación tenga un destino equilibrado y reorientado a programas eficientes.

 

 

Al respeto, el Presidente de la Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina insistió en que la demanda del sector es aumentarle al PEC 2020, 18 mil millones de pesos, demostrar que “no queremos recursos las organizaciones campesinas, sí deseamos una reorientación de los programas prioritarios y el acceso a los mismos pero con Reglas de Operación claras y acceso a los recursos.

 

Además, dijo, la presencia de los liderazgos y agremiados a las diferentes organizaciones campesinas y sociales en el recinto legislativo desde el pasado lunes y la cual se extenderá hasta el viernes si es necesario, busca que desde la Cámara se revisen y modifiquen programas como Fomento Ganadero y Crédito a la Palabra.

 

Otros programas que reclaman revisión son el de Competitividad, el de Seguridad Alimentaria, de Sanidad e Inocuidad así como el Programa de Derecho a la Alimentación y el Programa de atención a Conflictos Agrarios.

 

Los temas pendientes para impulsar el campo en 2020, son variados y merecen atención inmediata como es el financiamiento accesible o los recursos que se destinan a los pueblos indígenas y el financiamiento a los proyectos ecológicos.

 

Con fundamento en lo anterior, insistió, es momento de que el Jefe de la Nación se replantee la política agropecuaria que aplica ya que es lamentable que a un año de gestión, éste sólo se haya centrado en descalificar y amenazar a los líderes campesinos y aún no transparente el resultado de sus programas sociales cuando existe un subejercicio presupuestal superior al 36 por ciento.

 

Por ello, indicó que la nueva ruta a seguir es la interlocución entre el Presidente y los liderazgos sociales del medio rural que deben ser validados por el movimiento campesino pero alejados del enfrentamiento o la sumisión.

 

Es necesario, en 2020, hacer uso de una interlocución con capacidad de análisis y propuesta acorde a lo que reclama la economía; una interlocución que no se mueva en la opulencia pero sí en la representación porque más allá de personajes, el medio rural requiere de representaciones con propuesta política y programática a fin de generar las condiciones reales hacia la soberanía alimentaria y la cual sólo pueden garantizar los pequeños y medianos productores.