Banner Top
Log in

Investigación y tecnología favorecerán soberanía alimentaria rumbo al 2050

  • La necesidad de maíz será superior a las 55 millones de toneladas anuales

 

Senda Política

(CODICS).-Ante la urgencia de garantizar alimentos a todos los mexicanos rumbo al año 2050 donde tan solo de maíz se requerirá de una producción nacional superior a las 55 millones de toneladas anuales y debido a que actualmente el 80 por ciento de los productores no hacen uso de las nuevas tecnologías, es indispensable impulsar las  “divisas universitarias” que son las investigaciones y tecnologías enfocadas para el medio rural desde la Universidad Autónoma Chapingo.

Lo anterior fue apoyado en el marco de las Distinciones Académicas a tres Profesores Eméritos, un Doctor Honoris Causa y dos nombramientos de Agrónomos Ilustres que encabezó el Rector Interino de la Universidad Autónoma Chapingo, Bernardo López Ariza, donde los galardonados y exRectores de esta casa de estudios se pronunciaron a favor de que ante la trascendencia de la Cuarta Transformación se impulsen políticas garantes de la soberanía alimentaria, protectoras de las semillas nativas y de muros ante la pretensión de introducir granos transgénicos para el cultivo de alimentos como el maíz.

Asimismo, en el marco del 165 Aniversario de la Fundación de la Universidad Autónoma Chapingo, el Rector en funciones, Bernardo López Ariza hizo entrega de las Distinciones Académicas las cuales dijo, son un ejemplo de la amplia labor que Chapingo ha realizado por más de un siglo y medio en la formación de cuadros altamente capacitados para llevar las herramientas necesarias a productores de bajos recursos.

En este encuentro, Bernard Herrera y Herrera, Director General de Investigación y Posgrado de la UACh, comentó que las distinciones a agrónomos de alto nivel permite ser ejemplo para las nuevas generaciones a fin de que éstos vean hacia adelante y apoyen a quienes menos tienen.

Por lo anterior, Artemio Cruz León, quien fue uno de los tres galardonados con la distinción de Profesor Emérito de la  UACh, se congratuló de que de la universidad esté alejada de la meritocracia neoliberal y se pronunció a favor de impulsar la divisa de la investigación y las tecnologías que ofrece la universidad al medio rural como es el caso de la agromeopatía.

Esta alternativa que sirve para atender problemas de plagas y enfermedades en plantas y animales sería buena opción para adoptarla como política pública sobre todo considerando que en el país el 80 por ciento de los productores no utilizan tecnologías generadas por la ciencia.

Por ello, los especialistas en temas de producción de alimentos coincidieron en señalar que es urgente intercalar los valores tradicionales de la agricultura a partir del conocimiento del campo y el involucramiento paulatino a las nuevas tecnologías donde la UACh sea la institución del pueblo mexicano.

Convencidos de que la investigación debe ser valorada al mismo nivel que la docencia, los agrónomos distinguidos con diversas preseas y diplomas, hablaron de la importancia de impulsar más la lectura entre las nuevas generaciones así como de la protección nacional de las más de 60 variedades de maíces nativos.

Sobre el tema de granos antes citado, Antonio Turrent Fernández, quien recibió el reconocimiento de Agrónomo Ilustre por la Universidad Autónoma Chapingo, recordó que la comida mexicana está sustentada en 60 variedades de maíz y 600 platillos hechos a base de este grano.

Por lo anterior, dijo, los investigadores de esta Universidad están temerosos de que se reporte una contaminación, en las semillas nativas, de maíz transgénico pues éste se convertiría en propiedad de quien ostente la titularidad del maíz genéticamente modificado y luego se tenga que pagar para sembrar maíz que antes era de nuestra propiedad.

Antonio Turrent Fernández, indicó que si bien el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que el Estado Mexicano no comprará maíz transgénico ni permitirá su siembra, lo cierto es que con los acuerdos comerciales como el T-MEC y el Tratado de Asociación Transpacífico (TPP), se “está previendo que se permita sembrar y debemos proteger a los maíces nativos con un escudo ante la entrada de maíz transgénicos”.

Y ahí el llamado al Gobierno Federal, para que ante el déficit de maíz y el hecho de que requerimos importar pero lo que en el mundo es transgénico, “entonces creo que lo tenemos que seguir comiendo en tanto se logra la seguridad alimentaria ya que la única salida es producir en el país el maíz nativo y semillas mejoradas pues ya hay líneas de acción sobre qué hacer para lograr la soberanía alimentaria”, concluyó.