Banner Top
Log in

Una vergüenza lo que pasa en el tenis mexicano: Rafael Belmar Osuna 

  • Published in Deportes
  • Seudodirigentes como José A. Flores y Carlos González han contado con la complicidad silenciosa de los tenistas y de algunos que vendieron su cabeza por un sombrero, dice 
  • Por Mauro Flores Ledesma

 

Senda Política

“La FMT (Federación Mexicana de Tenis) fue creada para darle voz a los tenistas, aunque esto lo desconozcan muchos de estos seudodirigentes, que cuentan con la complicidad silenciosa de los tenistas de México y también de contados tenistas que ven únicamente por su interés personal y que vendieron su cabeza por un sombrero, los cuales no se dan cuenta de cómo mancharon su imagen personal al brindar el espaldarazo a un falso dirigente que llegará –si lo ratifican- con una total ignorancia en la materia, por eso considero que es una vergüenza lo que está sucediendo en el tenis mexicano”. 

Siempre con ideas claras y certeras, el licenciado Rafael Belmar Osuna expuso lo anterior al preguntarle su opinión sobre el hecho de que una asociación estatal de tenis, cuya legitimidad está en tela de juicio y que es presidida por Luis Enrique Flores Fernández, hermano del expresidente de la FMT José Antonio Flores, puso prácticamente de rodillas a Carlos Padilla, presidente del COM (Comité Olímpico Mexicano) para que reconociera a Carlos González, como presidente de la FMT. 

Belmar Osuna, amplió conocedor del deporte blanco, Campeón Nacional de dobles en el Nacional Abierto de México y campeón de dobles en la Copa Mundial Casablanca en 1980 y 1981, entre otros logros, añadió: “Sin duda gran parte de la culpa para esta catástrofe, recae en los tenistas que han permitido que esto suceda”. 

 

COHERENTE RESPUESTA DE ITF, PERO… 

“La ITF (Federación Internacional de Tenis) ofreció una respuesta coherente para dar solución al problema de gobernabilidad en la FMT enfrentada por dos grupos emanados del mismo, que no solo no lograron dirimir diferencias sino que anteponen interés personal sobre el general del tenis nacional.  La ITF indicó cinco puntos que son lógicos para acabar con el conflicto, el primero de ellos fue que cesaran todas las disputas legales sobre las asambleas celebradas en el año 2020, pero ni ese pudo solucionar Carlos Padilla”, dijo. 

Amplio conocedor del tenis mexicano, Rafael Belmar Osuna, quien lleva como segundo apellido, uno de los más ilustres en el  deporte blanco nacional y mundial, ya que es sobrino de Rafael “Pelón” Osuna, agregó: “la respuesta de la ITF solo se quedó en buenas intenciones, porque Carlos Padilla, no resolvió nada y después colocó como negociador a Jesús Topete, una persona que no tiene autoridad moral y con antecedentes de haber encabezado una de las páginas más negras de la historia del tenis de México, así era imposible cumplir con la asignación”. 

Rafael Belmar, quien actualmente preside el Consejo de Administración de la Fundación Rafael Osuna, además expuso: “no deja de ser triste que Carlos González y a quienes representa seleccionan una estrategia en los juzgados, sin importarle el daño que se le hace a la institución y al tenis nacional –y lustros que faltan- por aferrarse a un puesto para el que no tienen ningún merecimiento”. 

 

NO LES IMPORTA EL TENIS 

“Es muy penoso que directivos como el expresidente José Antonio Flores o su hermano, Luis Enrique, quien por lo que conocemos es quien, en representación de la ATEM (Asociación de Tenis del Estado de México), ha interpuesto los juicios, no les importa mucho ni el tenis ni los tenistas, una vez más estamos hablando de gente que viene a que este deporte les de algún tipo de nombre o representación. Son desconocidos en los ámbitos deportivo, profesional y principalmente tenístico. Es una descripción que abarca al 95% de los presidentes y consejos de la FMT y asociaciones en los últimos 35 años”. 

Para estos y otros seudodirectivos como Carlos González los intereses personales son más importantes que el interés general. El bien del tenis mexicano no es lo relevante”, señaló. 

 

CUANDO HABÍA TENISTAS 

Para Rafael Belmar lo que está sucediendo en el tenis mexicano es un hecho inédito. “Contrasta con épocas idas, como cuando verdaderos tenistas se unieron para formar la FMT y me refiero a todas las personas que participaban en el tenis nacional, que eran destacados personajes en el ámbito de los negocios, del gobierno y, por supuesto, de las canchas. Aquel movimiento fue encabezado por los mejores, cada uno en su especialidad y con un valor ético irreprochable”. 

Para Belmar Osuna, “será deprimente la enseñanza que se les dejará a los niños y jóvenes tenistas si Carlos González es ratificado en el cargo en un deporte donde la caballerosidad y el juego limpio son la esencia, sin embargo, es el mismo ejemplo que se les ha dado desde mediados de la década de los 80, con la llegada de los “arribistas no-ilustrados” que no sabían ni agarrar una raqueta de tenis, sin conocimientos ni merecimiento alguno para encabezar una Comisión de Tenis en algún club, hambrientos de salir en la foto o en el periódico, sin importarles el penoso espectáculo que proveen; todo por tratar de amalgamar algún complejo”. 

 

EL SECUESTRO DEL TENIS 

Al evaluar la posibilidad de que un grupo mínimo secuestre, en juzgados, al tenis mexicano y dejar una historia bochornosa, Belmar repuso: “Ante la indiferencia de los deportistas mexicanos, en este caso las personas que practican el tenis en nuestro país, creo que es posible. Desde principios de los 80, los “personajes” de pantalon largo son los que generan los encabezados deportivos. Malos manejos financieros en las diferentes federaciones deportivas, y mientras los periodistas gritan “el presidente de tal federación está desfilando desnudo”, al mismo tiempo existe un penoso silencio de los mexicanos. ¡Sería tan fácil desconocerlos y aplicarles un destierro civil y deportivo!”. 

Y al considerar la posibilidad de sanciones por parte de la ITF para México y lo que debería hacer la comunidad tenística, concluyó: “En el futuro se debe respaldar a los verdaderos tenistas en la federaciones, como aquellas que encabezaron el Lic. Miguel Osuna Herrera o el Sr. Jean Marie Lemaitre León, exjugadores con títulos profesionales universitarios y reconocido prestigio profesional, donde ni presidentes de asociaciones estatales había en el Consejo Directivo, por aquello del conflicto de interés”.